Canapés: 14 fantásticas recetas

Canapés fáciles

Canapés de salmón

Canapés de salmón

El salmón es un producto que se presta a muchas elaboraciones gastronómicas, especialmente el ahumado, con el que se pueden hacer infinidad de delicias. Es un producto muy sano, no es caro y combina con muchos ingredientes, siendo ideal para hacer unos canapés como los que os traemos en esta entrada.

La primera de nuestras propuestas es tan sencilla como deliciosa, unos canapés de salmón y pepino.

Para su elaboración necesitaremos:

  • Un pepino pequeño.
  • 100 gramos de salmón ahumado.
  • 50 gramos de rábano.
  • Mozzarella fresca.
  • Zumo de limón.

Modo de elaboración

Lavaremos bien el pepino y lo cortaremos en rodajas pero en diagonal y esa será la cama de nuestro canapé. Lavaremos y laminaremos muy fino el rábano (lo más fino posible), lo pondremos encima de la base de pepino y le echaremos un par de gotas de limón.

Sobre el rábano pondremos un trozo de salmón ahumado y encima pondremos un penacho de mozzarella fresca, un poquito de aceite de oliva y espolvorearemos un poco de cebollino por encima o unas espigas de romero.

El siguiente canapé son unos blinis de salmón con remolacha, una elaboración internacional que pondrá un toque diferente en la mesa.

Para su elaboración necesitaremos:

  • Una remolacha cocida.
  • 2 huevos.
  • 1 yogur griego.
  • 1/2 cucharada de bicarbonato de sodio.
  • 140 gramos de harina con levadura.
  • Crema de queso.
  • 200 gramos de salmón ahumado.
  • Una ramita de eneldo.
  • Queso para untar.

Modo de elaboración

Lo primero es hacer la pasta blini mezclando la remolacha cocida con el yogur griego hasta que quede una pasta suave. Por otro lado batiremos los huevos, añadiremos a la mezcla junto a la harina con levadura y al bicarbonato de sodio.

Cuando esté todo bien mezclado pondremos una sartén antiadherente a fuego medio con un par de gota de aceite de oliva y con la pasta haremos pequeñas tortitas de unos 4 o 5 centímetros de diámetro y las haremos por cada lado.

Las mini tortitas adquirirán una textura crujiente y las dejaremos sobre una rejilla para que se enfríen rápidamente por todos lados. Una vez estén frías podemos untar el queso, lo salpimentaremos, pondremos una generosa porción de salmón, una gota de aceite de oliva y una ramita de eneldo.

Consejos

Para saber cuándo está hecha la mini tortita, la parte superior debe echar unas pequeñas burbujitas, lo que nos revelará que es el momento de darle la vuelta y dejarla unos segundos hasta que esté hecha.