Canapés: 14 fantásticas recetas

Canapés fáciles

Canapé de cordero

Canapé de cordero

La pasta filo se presta a muchas elaboraciones culinarias de cierto nivel, como la que vamos a enseñaros a preparar en esta receta. Si queréis sorprender a los comensales que tengáis en casa con unos canapés exquisitos, os invitamos a que sigáis con nosotros porque la receta que os traemos es verdaderamente espectacular.

Para hacer esta receta necesitaréis estos ingredientes:

  • 250 gramos de carne picada de cordero.
  • 125 mililitros de caldo de verduras.
  • 3 hojas de pasta filo.
  • 50 gramos de mantequilla derretida.
  • 1 cebolla pequeña picada muy fina.
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra suave (0,4º)
  • 1 cucharadita de comino molido y canela.
  • 2 cucharaditas de jengibre molido.
  • 2 dientes de ajo muy picado.
  • Una cucharada de tomate triturado natural.
  • Un yogur natural.
  • Cilantro fresco recién picado.

Modo de elaboración

Calentaremos el aceite de oliva en una sartén donde echaremos la cebolla para que se vaya pochando hasta que estén blandas, añadiremos las especias y el ajo y lo revolveremos para mezclar, para cocinar durante 1 minuto.

Incorporaremos la carne picada de cordero, removeremos bien para que se liguen los sabores y cocinaremos la carne hasta que se dore. Cuando esté dorado añadiremos el caldo de verduras junto al puré de tomate y después cocinaremos a fuego lento durante unos 15 o 20 minutos.

Retiraremos del fuego y dejaremos que enfríe a temperatura ambiente y después lo meteremos en la nevera. Cuando la carne ya está fría sacaremos las tres hojas de pasta filo y las pintaremos con huevo batido y las pondremos una encima de otra sobre una superficie plana y cortaremos círculos de 12 x 8 centímetros con un cortador de pastelería.

Con la pasta haremos unos bolsos donde meteremos la mezcla del cordero y los meteremos en el horno precalentado a unos 180 grados y lo dejaremos durante unos 12 minutos hasta que la masa esté dorada y crujiente. Se sirve caliente con un poco de yogur natural y el cilantro picado.

Consejos

Si no conseguimos darle la forma a la pasta filo para que quede como un recipiente en el que guardar la carne, lo que podemos hacer es crear una bolsita y atarla suavemente con un hilo de bramante, el cual retiraremos cuando la pasta filo esté bien dorada.

El plato solamente se puede servir caliente porque cuando está fría, la pasta se reblandece demasiado y puede adquirir una textura un poco chiclosa.